Crema de lentejas

Crema de lentejas

Crema de lentejas

Según la FAO, 2016 es el Año Internacional de las Legumbres y por eso voy a rendir homenaje a una de mis preferidas: las lentejas. Tal como habéis visto en la despensa, las lentejas son un alimento completísimo rico en fibra, carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas, además de ser la más digestible de sus primas hermanas (garbanzos, judías, etc.). Por otro lado, hay que tener en cuenta que, aunque son una proteína de bajo valor biológico (deficitarias en metionina pero ricas en lisina), las podemos combinar con cereales como el arroz o la avena (deficitarios en lisina pero ricos en metionina) y así el maridaje es perfecto. En esta receta he combinado legumbres y vegetales para hacer una crema que bien podría comerse como plato único o añadiendo unos copos de avena o un huevo poché completando así los dichosos aminoácidos. Además, al añadirle pimiento rojo (rico en vitamina C), estamos favoreciendo la absorción de su hierro no hemo (no absorbible).

PORQUÉ UNA CREMA DE LENTEJAS?

Las lentejas son muy versátiles y tienen hueco tanto en menús de verano (añadiéndolas a ensaladas) como de invierno en forma de guisos. Pero si esta legumbre no os apasiona o sois de los que sufre hinchazón abdominal y malestar después de ingerirlas, podéis triturarlas y pasarlas por el colador chino ya que con este proceso se elimina la piel, rica en los oligosacáridos responsables de la producción de gases. Además, para mejorar su digestión podéis añadirles condimentos carminativos como cominoromero o tomar una infusión de hinojo o anís al terminar la comida.

A todo esto debo añadir que esta receta fue mi primera experiencia culinaria en olla a presión y debo admitir que ahora soy muy fan ya que con este tipo de cocciones se ahorra muchísimo tiempo y el resultado es excelente: en 15-20 minutos tenéis unas lentejas fetén!

INGREDIENTES (2-3 RACIONES)

  • 150 g. en crudo de lenteja rubia castellana (la más común)
  • ½ Pimiento rojo
  • ½ Pimiento verde
  • 1 cebolla mediana
  • 3 zanahorias
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 diente de ajo
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de sal
  • una pizca de pimienta negra

ELABORACIÓN

  1. Las lentejas que vienen en envase de plástico (las típicas, vamos) no necesitan remojo pero si las dejamos 30 min. en agua, acortaremos el tiempo de cocción.lentejas3
  2. Lavamos, pelamos y cortamos todas las verduras (pimientos, zanahoria, cebolla y ajo), salpimentamos y las rehogamos en la olla exprés con aceite de oliva unos 5 minutos a fuego suave (o hasta que hayan quedado un poco tiernas pero no cocidas del todo)lentejasverdura
  3. Añadimos las lentejas escurridas junto con el laurel y comino y cubrimos con agua fría hasta sobrepasar un par de dedos las lentejas.
  4. Cerramos (bien) la olla y dejamos cocer unos 15 minutos a partir de que la válvula indique presión máxima en el interior de la olla. NOTA: también podéis cocerlas en una olla tradicional (cuyo tiempo de cocción será de unos 45 minutos) o comprarlas ya cocidas, aunque no os lo recomiendo para esta receta, porque nos interesa aprovechar el agua de su cocción y una textura tipo “potaje” para lograr una crema más melosa.
  5. Una vez cocido todo, descartamos las hojas de laurel, trituramos con una batidora de mano y pasamos por un colador para suavizar la textura (podéis añadir agua o caldo de verduras si creéis que os ha quedado demasiado espeso o por el contrario, retirar agua de la cocción)
  6. Rectificamos de sal y añadimos unas gotas de aceite. En mi caso fue un aceite que tengo macerado con guindillas para darle un poco de “punch” al tema.cremalentejas

Enjoy & Digest!